El tiempo, esa cosa que se va

Tempus fugit

El tiempo, esa cosa que se va.

Que cuanto más la pienso más se me escurre entre los dedos, como si fuera fina arena que pasa sin obstáculo ni resistencia por los espacios que hay entre mis falanges proximales.

Esa cosa preciada. Ese tesoro, fugaz, melancólico.

*

¿Para qué correr constantemente? ¿Qué sentido tiene pasarnos el día apurados, pensando tanto en el pasado y/o en el futuro sin cesar ni respirar ?

*

Estamos mal acostumbrados a hablar sin propiedad. Nos referimos al futuro diciendo: “ahora“. Pero ahora es ahora, ahora no es después, ni después es ahora.

Y las palabras tienen gran valor. Y son como una creencia, una fe, que cuanto más se repite más se instala desapercibidamente en nuestros cerebros.

Palabras, sutiles, palabras, pesadas.

*

Ahora, me fui. ¿Que contradicción, no?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s