Un ascenso progresivo I/III

Estoy donde quiero estar, en un lugar hermoso, un lugar antes idealizado.

Estoy con quien(es) quiero. Me están acompañando. Creen en mi. Confían en mi. Pero yo no creía ni confiaba. Yo solo intentaba superarme.

Empiezo a subir, mano, mano, pie, pie. Mano, pie, mano, pie.

Miro abajo y me congelo de miedo. Siento mis latidos. Me transpiran las manos.

Miro para arriba solo por tiempo fugaz. Veo borroso, escucho la voz de mi compañero. Me reconforta por unos breves segundos, luego vuelvo a la inestabilidad.

Cuando uno se cría en entornos emocionales frágiles, uno aprende a aferrarse a las pocas cosas que aparentan seguras.

El riesgo es constantemente alto, tan alto como la guardia. Hay un estado a la defensiva que cuesta suavizar. Una hostilidad y fragilidad perceptibles a distancia.

-Continúa en II/III-

Un comentario en “Un ascenso progresivo I/III

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s