Azul

Azul como tus ojos enormes abiertos, hiperalertas.

Azul como la primera remera que te vi puesta.

Azul como el tren (los trenes) que tomaba(s).

Azul como los jabones que deshacíamos de tanto bañarnos.

Azul como los planes que hacía(mos).

Azul como el mar al que nunca fuimos.

Azul como el agua detrás tuyo.

Azul como el ojo humano percibe las cuevas de hielo, como tu frialidad creciente.

Azul como las lágrimas que nos separaron.

Azul como la tristeza y negro como el silencio y la desaparición anunciada con sutilezas casi imperceptibles.

Azul que inició denso y ahora es celeste, celeste claro, casi blanco. Lo veo claro.

Cómo clavarte en mi (I/II)

Hacía un calor de la ostia. Era enero. Veníamos hablando hace dos semanas, a solo dos días de recién empezado el nuevo año. Después de un intento desesperado y fallido que decliné elegantemente, quedamos para vernos. Los dos un poco a las apuradas y entusiasmados de más por conocernos, quedamos en un sábado que ya …

Sigue leyendo Cómo clavarte en mi (I/II)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s